Historia del charango

Sería muy difícil, sino imposible, poder encontrar el orígen exacto de este instrumento. No obstante, podemos aproximarnos bastante al momento y al lugar donde nació el charango.

Se trata de un instrumento nacido en América,luego de la invasión europea.

Al respecto, Ernesto Cavour manifiesta que: “el charango tiene su orígen en la antigua vihuela de mano, instrumento de tamaño pequeño, mediano y grande, introducido en América durante la conquista en el siglo XVI”.

Para aquella época, Potosí (Bolivia) era un centro importantísimo desde el punto de vista comercial y cultural, siendo una ciudad cuya población superaba en número a muchas de las más importantes ciudades europeas de entonces. 

Se encuentra un importante documento en el frente de la iglesia de San Lorenzo, en Potosí, cuya construcción comenzó en 1547 y finalizó en 1744, donde se hallan talladas un par de “Sirenas charanguistas”, las que también , se ubican en la iglesia de Yocalla (Potosí), esculpidas en 1747.

Por otra parte, según el investigador vihuelista e intérprete de otros instrumentos de cuerda españoles antiguos, José Miguel Moreno, pudo haber sido la vihuela, un instrumento de evangelización utilizado por la iglesia en América, al margen de la escuela de vihuela que funcionó en Potosí en la segunda mitad del siglo XVI, abonando la teoría que la señala como instrumento antecesor del charango.

Aunque pareciera ser que el tipo de vihuela más utilizado en España durante el siglo XVI tenía seis pares (órdenes) de cuerda de tripa, cada uno afinado al unísono,  también se empleaban vihuelas de cinco y siete órdenes.

En resumen, podemos asegurar que el charango es un instrumento americano que hermana a través de su dispersión a los pueblos de Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Ecuador, más allá que su orígen se ubique en Potosí, mucho antes del nacimiento de estas naciones.

Se presume que los primeros charangos fueron construídos de madera laminada extraída de los embalajes de enseres que traían los españoles desde el viejo mundo, como así también con maderas que por intercambio comercial llegaban desde las partes bajas.

Posteriormente fueron apareciendo los trabajados con la caparazón del quirquincho y madera ahuecada en otras variantes. Sobre la base del charango tipo (36cm.), encontramos charangos más pequeños de sonoridad aguda tales como el maulincho. También existen charangos de sonoridad grave en una gran variedad.

Vale destacar que la habilidad del maestro Mauro Núñez vuelve a retomar la historia de los cordófonos barrocos europeos basándose en cuatro tamaños de charangos tradicionales, dando lugar al charango soprano, tenor, barítono y el bajo.

OTRAS HISTORIAS
Esta página pertenece al sitio www.charangos.com.ar
© Copyright 2002-2008 Charangos.com.ar. Todos los Derechos Reservados.